• Redacción

Soy joven y libre | Opinión de Gerardo A. Herrera Pérez



En este modelo Neoliberal y Posmoderno en que vivimos, se requiere de identificar cuáles son los alcances que tienen las personas jóvenes para triunfar en la vida, para lograr ser exitosos y para comprometerse en un proyecto personal y social que se mueva en términos de libertad.


La libertad es un valor, pero también es un principio, y es una norma a la vez. La libertad es la facultad que tiene el ser humano para tomar decisiones, para expresar que se ha emancipado, pero a la vez es un derecho que se relaciona con varios aspectos que rigen la vida en sociedad de los individuos, entre ellos la libertad de contar o no con un credo religioso, una posición política, de tránsito, de expresión, de pensamiento, de manifestación, de decidir sobre su pareja sentimental, sobre el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, entre otros.


Pero la libertad también es un principio, el artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, plantea que todos los seres humanos nacen libre e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Hablar de libertad, no es solo plantearnos la epistemología y la posición teórica de un concepto y revisarlo de manera aislada en un mundo complejo y crítico. Hablar de libertad nos hace reflexionar sobre que entendemos socialmente sobre libertad en un mundo que privilegia no los valores, sino el consumo y el mercado.


El Neoliberalismo ha impulsado acciones que han hecho que los jóvenes busquen el éxito, y con ello, se han generado perfiles hedonistas y narcisistas y altamente individualistas y libres, generando una tensión social al formarse en valores individuales y alejarse de los valores colectivos y tradicionales que se tenían en antaño. Hoy eses jóvenes viven en la inmediatez, viven en una sociedad líquida, alejada de aquellos que fue sólido prácticamente hasta antes de los años sesenta del siglo XX.


Los jóvenes han experimentado cambios en este modelo social, estos cambios nos obligan a analizar las situaciones por las cuales están atravesando y las tensiones que se generan, que en ocasiones se plantean como mecanismos para hacerse daño; este análisis lo debemos hacer a partir de reconocer en el pensamiento complejo, y sus herramientas, una metodología para recuperar información y propuestas que emerjan de manera complementaria y que permitan identificar los escenarios y propuestas para mejorar estas situaciones.


En este sentido durante los días 27 y 28 de febrero se llevará a cabo la Primera Gira Estudiantil “Soy joven y libre”, que organizan la sociedad civil “Por amor a mi tierra Apatzinguense”, A.C. y el Órgano Autónomo de Derechos Humanos de Michoacán, en donde se beneficiaran las y los jóvenes de las escuelas: Preparatoria “Adolfo Chávez”, Instituto Valladolid, Secundaria Técnica 5 y Secundaria Federal 1 “Constituyentes de Apatzingán”, Secundaria Federal 2 “Constitución de 1814”, Jóvenes Siglo XXI, Instituto del Valle de Apatzingán, Instituto Tecnológico Superior de Apatzingán.

25 vistas

Gracias por ser el visitante #

Desde el 01/Ene/2019

EMPRENDEDOR NOTICIAS™

La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • LinkedIn Social Icon