• Redacción

EL ROBLE Y LA RESILENCIA | Gerardo Herrera




En la opinión de #Gerardo_Herrera_Pérez


El Roble, espacio diverso, que guarda la riqueza social y que privilegia la diversidad cultural y social, fue diseñado como una política pública, pensada detalladamente desde la sociedad civil, para fortalecer aquellas familias que han sido lastimadas por conductas antisociales ejecutadas por grupos delincuenciales.


El Roble obedece a un objetivo claro y contundente, la ayuda y el acompañamiento a procesos de resilencia y duelo con miembros de la sociedad civil. El Roble constituye en medio de la generosa región de la Tierra Caliente y de los valles verde esmeralda de la región de Uruapan, la única expresión de ejercicio de sostenimiento de valores colectivos, que son entendidos e implementados como ese conjunto de principios y motivaciones generales que orientan los juicios, actitudes y comportamientos de los individuos para mejorar sus condiciones de dolor, duelo, desesperación y autoestima, generando acciones sustentadas en la solidaridad, Cooperación, altruismo y tolerancia.


En el Roble se trabaja con un enfoque de construcción del dialogo, de lo dialógico, del compartir en el marco de la ecología de los saberes, se trabaja sin colonización del pensamiento, se trabaja a partir de la complementariedad, de lo que saben los profesionales y de lo que vive la sociedad, es decir, hay un encuentro de construcción para la resilencia, entre el que conoce (el conocimiento, lo racional) y el que tiene la experiencia (la sabiduría), en un sentido que parte de mejorar las condiciones socioemocionales de la población, para un mejor vivir.


En el Roble se desarrollan procesos de formación y profesionalización que permitirán hacer acompañamientosde personas como usted y como yo, de carne y hueso, de personas que estamos dispuestos a trabajar por nuestros pares, por nuestra sociedad y por aquellos que han sido objeto de abusos y violaciones a sus derechos humanos, en una sociedad altamente violenta y donde se privilegian los valores individuales: el hedonismo, el narcisismo, las marcas, que hacen del hombre, un hombre económico, pero no un hombre social, construido y privilegiando sus valores, principios y virtudes colectivos pero no individuales que generan egoismo.


De manera acompañada entre la organización y su estructura operativa de Uno en Voluntad, A.C., y el Órgano Autónomo de los Derechos Humanos a través de la Coordinación de Estudios, Divulgación y Capacitación, y con el propósito de continuar avanzando en prácticas de gobernanza, se desarrollan contenidos de capacitación, en una malla curricular que permite fortalecer la complementariedad y el dialogo de los participantes en tres aspectos, primero, destacar la existencia de lo que es ser humano, persona y dignidad; segundo, trabajar en conocer y preguntarnos qué son los derechos humanos, cuántos derechos existen, la diferencia entre derechos humanos y derechos fundamentales y; tercero, qué es el proceso en el marco del nuevo Sistema de Justicia Penal.


Los dos primeros temas han sido ya abordados, se ha trabajado bajo enfoque lúdicos, y metodologíasparticipativas en donde se reconoce el gran aporte de los participantes, quien se destacan por sus compromisos sociales, un entendimiento basado en valores del respeto y la tolerancia, el dialogo y la convivencia y la construcción de espacios en resilencia.

De esta manera se colabora en procesos que permiten ir construyendo nuevos enfoque para el fortalecimiento del paradigma social, entendido este desde la visión del pensamiento complejo.


Quienes participan de estos procesos lo hacen convencidos de formar su pensamiento en una visión compleja, en la cual es necesario hacer dialogar a todas las partes y al todo de dicha complejidad, sin querer ser reductivos en el planteamiento del problema, y reconocer la importancia de lo sistémico en donde todos estamos interconectados y generamos condiciones a través del dialogo para construir nuevos puentes de comunicación y de confianza con la familia, en la colonia, en el pueblo, con las autoridades, en general formando una identidad colectiva.


El Roble, es un espacio que contribuye desde su nacimiento a la resilencia, porque es su razón de ser, y a la búsqueda social del respeto a los derechos humanos y las libertades y desde luego al amor a la vida y el profundo respeto a lo nuestro que ya no está aquí, pero que sigue siendo importante para nosotros, porque nunca dejará de ser nuestro, nunca dejará de motivarnos, aun cuando no esté ya entre nosotros.


El Roble, es el alma de la región de Uruapan y la Tierra Caliente, pero también es el corazón que late vida, que lleva amor y que genera confianza y tiende puentes de comunicación entre niños, niñas y adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores que viven en duelo, que viven con el dolor; el Roble, un espacio para la cohesión social. El Roble, mi casa, su casa, tú casa, gracias Carmen, gracias equipo, gracias por su presencia en esta realidad compleja, pero que ya se traduce en una realidad de lo posible


Gracias por ser el visitante #

Desde el 01/Ene/2019

EMPRENDEDOR NOTICIAS™

La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • LinkedIn Social Icon