• Redacción

Brexit fuerza elecciones | Plumaje Claudia Luna Palencia



            La tercera prórroga en la fecha de salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) vencerá el 31 de enero de 2020 y esta vez vendrá acompañada de un adelanto electoral para el próximo 12 de diciembre.


En la nueva justa en las urnas se medirá el respaldo popular hacia el candidato que represente la posibilidad de volver hacia atrás para impedir un Brexit o bien todo lo contrario,  cristalizarlo a través de más apoyos en número de escaños en el Parlamento.


            La disyuntiva pasa por otorgarle un mayor poder al conservador Boris Johnson, actual premier británico sustituto de Theresa May hace apenas tres meses, y quien arrastra la herencia maldita de darle punto final al largo proceso de divorcio (tres cansinos años) entre la nación insular y la UE.


            O bien, optar por el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, quien no tiene bien a bien una idea definida de qué hacer al respecto con el Brexit: unas veces parece no disgustarle la idea (aunque rechaza tajantemente una ruptura salvaje) y otras, sobre todo recientemente, juega con la posibilidad de un nuevo referendo para preguntar otra vez al ciudadano, si refrenda el exit o prefiere en un acto de contrición el remain.

            Este nuevo llamado a las urnas implica las terceras elecciones generales de Reino Unido en  los últimos cuatro años: después de las del 7 de mayo de 2015 y del 8 de junio de 2017; el primer ministro Johnson a casi forzado el envite buscando un mayor refuerzo en el Parlamento.

            No obstante, prevalece una parte romántica dentro de la UE que cree que al final todo seguirá igual y el pánico habrá quedado como un mal recuerdo, un regusto amargo en la boca.

            El nuevo aplazamiento  abre una ventana de luz porque deshacer 46 años de lazos imbricados en todas las esferas de la actividad humana no será desde luego nada sencillo ni estará exento de daños colaterales.

            Así se pronuncia Michel Barnier, negociador para el Brexit de la UE,  tras conocerse el lunes 28 de octubre la nueva extensión -por tres meses-  concedida por el Consejo Europeo.

“La situación política nos obliga a tener paciencia. Ahora somos más optimistas porque por primera vez ha habido un voto positivo sobre el Brexit en el Parlamento británico, con un margen de 30 votos. Cuanto antes se ratifique el acuerdo de salida, mejor, pero no depende de nosotros”, defiende el político francés.

La fecha original del Brexit estaba señalada para el 29 de marzo a las 23 horas, empero, el entonces gobierno de la conservadora Theresa May solicitó la primera de las extensiones quedando estipulada la fecha del 31 de octubre; tampoco ha sido posible activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa que arranca el proceso de ruptura de uno de sus países miembros, una escisión prolongada por dos años.

            El nuevo aplazamiento es prueba de las dificultades y eso que el propio ministro británico Johnson aseguró que “preferiría estar muerto en una zanja a pedir una prórroga a la UE”.

A COLACIÓN

Todos los gobiernos europeos están haciendo pruebas de cómo funcionar el día después de su implementación, no solo para atender a los exportadores e importadores,  también a inversionistas y al propio ciudadano que quiere cobrar su pensión, ser atendido por la sanidad, irse a cursar estudios o bien realizar un trabajo.

El gobierno de España se ha dedicado a informar que después del Brexit, los ciudadanos europeos que deseen residir, trabajar o estudiar (o seguir haciéndolo) en el Reino Unido deberán pasar, obligatoriamente, por un nuevo procedimiento del Ministerio del Interior británico llamado EU settlement scheme.

            Dos tipos de estatus serán otorgados: 1) Aquellos ciudadanos de la UE y sus familiares que lleven residiendo más de 5 años en Reino Unido de forma continua obtendrán el settled status o permiso de residencia indefinido; 2) Aquellos ciudadanos de la UE y familiares que no hayan acumulado 5 años de residencia continuada podrán solicitar el pre-settled status o permiso de residencia temporal, hasta que cumplan los 5 años de residencia.

            Cabe mencionar que España ha habilitado una ventanilla única especial para el Brexit en su sede diplomática en Londres, tal y como lo han hecho los demás países miembros de la UE, a fin de orientar  a sus connacionales ubicados en la nación insular.


Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales 

Gracias por ser el visitante #

Desde el 01/Ene/2019

EMPRENDEDOR NOTICIAS™

La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • LinkedIn Social Icon